9.3 C
Melipilla
jueves, octubre 28, 2021

Columna: Una Falsa Ilusión

Es difícil expresar el sin número de emociones que en estos momentos uno siente, por una parte es una tristeza profunda al ver el estado en que se encuentra hoy en día la Sede Melipilla de la Universidad del Pacífico, lugar en el cual pasamos parte de nuestras vidas formándonos como profesionales y a la cual involuntariamente nos encariñamos, un sentimiento que se comparte en la gran parte de los estudiantes de la zona.

Por otro lado, existe un sentimiento de ira por no poder realizar más en esta lucha, en saber que no somos una prioridad para las autoridades y que prácticamente hemos sido abandonados, olvidados, con todas nuestras esperanzas e ilusiones desvanecidas en el viento. Mirar todos nuestros sueños destrozados produce un dolor en el alma y una herida que no sanará pronto.

Miles de familias han quedado a la deriva por un sistema educacional basado en el lucro, en la avaricia y en ver a los estudiantes como una moneda de cambio. Un sistema en que lo único importante es llenarse los bolsillos de dinero y desechar los anhelos de los estudiantes, que lo único que buscan es lo más preciado, que es el derecho a la educación.

Somos una nueva institución que ha llegado a su declive, a una crisis inmanejable, una situación que escapa de nuestras manos como simples estudiantes y que fue ocultada de manera casi perfecta por las autoridades de nuestra universidad y que fue avalada por el Estado, observando como miles de futuros profesionales iban directo a un abismo sin retorno y que ocasiona una estigmatización de nuestra imagen ante la sociedad.

Nuestro problema no fue académico, nuestro problema fue financiero, una gestión poco seria por parte de los altos directivos de la Universidad del Pacífico, una gestión que si se hubiera realizado de forma correcta, aún seguiríamos con nuestras metas y aspiraciones.

¿Qué esperan las autoridades para realizar el cambio? Somos muchos los que nos preguntamos lo mismo y que la respuesta es cada vez más lejana a nuestros ojos. No podemos resistir más, no podemos seguir permitiendo esto en nosotros. Hemos tenido que soportar muchas cosas en este tiempo y el punto máximo que hemos tenido que afrontar es tener que enterarnos que cinco de nuestros compañeros han intentado atentar contra su vida producto de todo esto… pensar en todo esto es una tortura en nuestras mentes y corazones, desequilibrándonos emocionalmente.

Una frase que ha quedado en mi retina es la mencionada por el presidente Pedro Aguirre Cerda, “La educación es el primer deber y el más alto derecho del Estado”, una frase que denota que las autoridades del Estado deben asegurar la educación como primera norma, sin embargo, con el paso de los años, la frase solo ha quedado en simples palabras y no en hechos, transformando todos los anhelos de educación en una falsa ilusión.

 

Carlos A. Sáez Irrazabal

Representante Estudiantil

 

ÚLTIMAS NOTICIAS

Core Paula Gárate destaca aprobación de proyectos APR para San Pedro y María Pinto

SAN PEDRO/MARÍA PINTO.- Este miércoles se desarrolló una nueva sesión del Consejo Regional Metropolitano, donde se entregaron importantes noticias para la provincia de Melipilla,...

Concejal de Melipilla José Guerra anuncia su renuncia al cargo

MELIPILLA.- Sorpresa en el mundo político local generó las declaraciones del Concejal PPD, José Guerra, quien anunció su renuncia al cargo que por segundo...

Identifican a autor de disparos al interior de discotheque Ibiza

MELIPILLA.- El Capitán de Carabineros y Comisario (s) de la 24 comisaría de Melipilla, Ramón Palma, entregó mayores antecedentes de la balacera registrada la...

Cristina Soto y su candidatura como Consejera Regional: Agua Potable, Alcantarillado y Acceso a la Vivienda como ejes prioritarios

MELIPILLA.- Cristina Soto Messina, exgobernadora de la provincia de Melipilla, actualmente postula como Consejera Regional, tiene 49 años, y es la tercera de cinco...