11.5 C
Melipilla
sábado, noviembre 26, 2022

¿Un tema estético más que ético?

Otra más de los Dávalos-Compagnon, el pase gol para el empate de la derecha y el dos a cero de los que tienen más sobre la ciudadanía.

Nicolás ValdenegroYa nos habíamos olvidado de las asesorías a la empresa agroexportadora de Vial y de los gustos extravagantes de Sebastián, como lo son los Lexus, el bastón y el sombrero de copa. Resulta que ahora, el tema que provocó su renuncia, se relaciona a la especulación inmobiliaria, el tráfico de influencias y la relación de la política con el empresariado.

Justo en el momento en que la caldera ardía y se pedía hoguera para los “PENTA-UDI”, aparece este temita -como un manjar para la derecha- que copa la agenda noticiosa y hace correr de un lado para otro a los personeros de calle Suecia. Aparecen, esos mismos que hace un mes estaban escondidos, pidiendo transparencia y probidad, presionando para esclarecer este tremendo embrollo que califican de corrupción, como un gran pecado capital (debo reconocer que me dieron ganas de ponerles un “pape”), pero aunque las comparaciones son odiosas, objetivamente, esto es una alpargata al lado de las boletas “truchas”.

El asunto de fondo y que debería orientar el debate, tiene que ver con las influencias, con el vínculo de los empresarios con la política, cómo éstos financian las campañas políticas y por sobre todo, de qué manera los gobernantes “devuelven la mano” a estas donaciones de recursos, porque el que Dávalos, particularmente su sociedad, haya recibido un millonario préstamo no es el problema, igual lo tiene que pagar; el asunto es, su presencia en la reunión donde tan gentilmente se aprueba el préstamo (rechazado anteriormente en otras entidades bancarias). Consecuente con esto, se encuentra el destino de los recursos, la adquisición de tres paños de terreno en Machalí, en esa fecha de uso rural, pero que al momento del cambio de uso de suelo, por modificación del plano regulador, su avalúo sufriría una considerable alza, lo que finalmente ocurrió.

Como balde de agua fría cayó esto en el Gobierno; en el momento que la Presidenta repunta en su apoyo, con un año de gobierno lleno de transformaciones sociales, de reformas que estaban pendientes desde hace más de 20 años; este asunto se transformó en un tema estético, que viene a dañar la imagen del Gobierno, que se veía cada vez más afectada con cada declaración que daba Dávalos, la renuncia fue lo más sensato y correcto a mi parecer, la cual debió ser mucho antes, en definitiva, este fue un manjar servido en bandeja para los lobos de la oposición, que vieron acá, la cortina de humo perfecta para esconder el escándalo de Penta.

La Presidenta volvió a sus labores, enfrentó este hecho temprano por la mañana del lunes, que sin lugar a duda, obstaculizaba los objetivos de igualdad y justicia que este Gobierno se ha puesto por delante, el fin de los privilegios para algunos pocos y el respeto por igual ante la ley. Ahora, me queda una sola duda, ¿con la renuncia de Dávalos, le deberían seguir Moreira, Von Baer y Silva? ¿Cree usted que eso sucederá? (fueron dos preguntas en realidad).

Nicolás Valdenegro

Trabajador Social

 

ÚLTIMAS NOTICIAS