12.5 C
Melipilla
sábado, diciembre 3, 2022

“Tío, me da una mone’a”

El raspado de olla al grupo Penta.

nvNo ha aparecido tanto en los medios escritos de gran tiraje nacional, lo que está sucediendo con el financiamiento de las campañas políticas de actuales parlamentarios y parlamentarias de la “UDI Popular”, la invisibilización de este tema por parte de diarios -que pesan un montón y hasta son incómodos de leer por su gran tamaño- llega a ser escandalosa; mientras otros algo amarillistas, publican en sus portadas un vehículo cargado de colchones como si en Chile no estuviera pasando nada extraño e inusual (aunque no tan inusual).

Lo cierto es que, el tema que hoy cruza los pasillos de varios lugares se relaciona con los mails que fueron dados a conocer hace unos días, en el marco de la investigación que realiza el Servicio de Impuesto Internos por infracciones tributarias y otros delitos -como el fraude al FUT- que tiene como imputado al “choclo” Délano por giro de boletas ideológicamente falsas y que generaron un perjuicio fiscal por 400 millones de pesos.

Al leer los trascendidos de cada mail, que involucra a personeros del gremialismo como Iván Moreira -el más rastrero de todos-, Laurence Golborne, Ena Von Baer, Pablo Zalaquett entre otros, queda la impresión que fueran mendigos de aportes, pidiendo “raspados de ollas” o “ayuditas” para financiar campañas políticas, por algo este conglomerado aparece como el preferido de las empresas, concentrando solamente la UDI, el 45% de los aportes reservados para el financiamiento de campañas parlamentarias, donde los aportes no creo sean por “bolitas de dulce”, estos aportes claramente compran escaños en el parlamento, transformando a los/as honorables en verdaderos lobbystas de las empresas, tal como ocurrió con la Ley de Pesca que involucró a la Diputada Isasi y los aportes que recibió por parte de la empresa de Roberto Angelini, Corpesca y; ahora último los correos conocidos entre uno de los controladores del grupo Penta al presidente de la UDI, diputado Ernesto Silva, sobre la tramitación de la Ley de Isapres bajo el mandato del Ministro Mañalich. Este parlamentario realizó gestiones –lobby, influencias- para que este proyecto de ley no llegase a buen puerto, como lo señaló en su momento el diario electrónico El Mostrador[1]

Lo anterior, ha traído como consecuencia el cuestionamiento a los dineros que financian la política, particularmente el de los aportes reservados –que resultaron ser no tan reservados- por lo cual se torna urgente que el ejecutivo tome las riendas del asunto, teniendo como propósito el transparentar los aportes -no solo del partido en cuestión, sino que de todos los sectores políticos- limitar los gastos y establecer mecanismos de control que favorezcan a las personas por sobre los intereses particulares de quienes concentran la riqueza, ya que, son los y las electores quiénes votan a sus autoridades, quiénes no necesariamente terminan representando a sus votantes, sino que a sus financistas, los cuales al parecer, son los que terminan legislando.

Equilibrar la cancha, para las personas que deseen participar en política, es primordial si queremos lograr una democracia participativa, donde sus autoridades sean verdaderos representantes, no puede ser -pero sucede- que solo se pueda ser candidato/a si se cuentan con los recursos millonarios para serlo, eso va en desmedro de quiénes, a pesar de sus buenas iniciativas y vocación de servicio público, no lo pueden hacer por no tener “caja” para financiar la campaña.

Nicolás Valdenegro

Trabajador Social


[1] http://www.elmostrador.cl/pais/2014/10/06/la-jugada-de-ernesto-silva-que-favorecio-a-las-isapres-y-lapido-el-plan-garantizado-de-salud-de-manalich/

ÚLTIMAS NOTICIAS