12.5 C
Melipilla
viernes, diciembre 2, 2022

Se abren las grandes Alamedas

La esperanza que significa el triunfo de Isabel Allende Bussi, la hija del mandatario Socialista Salvador Allende Gossens, para los militantes socialistas.

Nicolás ValdenegroLa agenda noticiosa se copó este fin de semana con las elecciones internas del Partido Socialista de Chile, no podría ser menos, es el partido donde milita la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet Jeria, pero además, las elecciones se encontraban condimentadas por quiénes resultan ser las principales figuras del socialismo chileno actual, como lo son el ex Senador Camilo Escalona Medina y la actual parlamentaria Isabel Allende Bussi.

Como toda elección interna del PS, enriquecida por los dimes y diretes, el afán noticioso y el espectáculo que se da en las redes sociales, esta tuvo además, a diferencia de años anteriores, discusión de fondo con un carácter ideológico, más allá que el Presidente saliente, Osvaldo Andrade, lo desmintiera, es así: son dos estilos distintos, que también reflejan posiciones ideológicamente opuestas al interior de las dinámicas del partido.

La caída de Escalona, para muchos, comenzó aquella vez que no quiso someterse a primarias en la región de Los Lagos, lo que significó que fuese como candidato a Senador en un “cupo” decé por la región del Biobío, donde no consiguió el apoyo suficiente para derrotar al Senador MAS y ex PS, Alejandro Navarro, tampoco alcanzó para el doblaje. Esta se interpretó como el camino hacia la desaparición del otrora Presidente del PS, pero no fue así. Escalona vuelve como candidato para conducir el PS, con el resultado que ya conocemos.

Por otro lado, la Senadora por la región de Atacama, quien obtuvo una considerable mayoría en las internas, se mostró siempre como una militante muy leal al programa de Gobierno, pero por sobre todo a la Presidenta Bachelet (algo que si bien Escalona hizo este último tiempo, le pesó algunas declaraciones que dio en la prensa donde desplazó críticas a la conducción de Gobierno y de la Presidenta). Allende, abierta a ideas nuevas, principalmente encabezada por jóvenes, como la despenalización del aborto y una Asamblea Constituyente (idea que en su momento Escalona calificó como “fumadores de opio” a quiénes la pregonaban) encabezó un proceso, en el que desde un inicio, tuvo un importante apoyo de los parlamentarios socialistas, para mí, una señal no menor de cómo podrían darse las cosas al interior del PS. Este discurso, donde la Senadora siempre destacó el carácter libertario del PS, llevó a que militantes sacaran conjeturas e hicieran públicas las diferencias entre ambos contendores, señalando a Escalona como signo de la vieja guardia, a quien la Presidenta había cerrado la puerta hace pocos días.

La señal que el socialismo chileno da con las preferencias a la Senadora Allende Bussi, según sus más cercanos, se relaciona con que los y las militantes socialistas dan una señal de apoyo irrestricto a la Presidenta Bachelet y su programa de Gobierno, que esto va más allá de las polémicas y del ambiente generalizado que se ha instalado en el país sobre la corrupción producto del financiamiento de la política, tiene que ver con que los socialistas creen en Michelle, y que también ven en Allende una salida a la crisis política que vive el país, ven en Allende una alternativa de cambio y porque no decirlo, una alternativa a conducir el país.

 

ÚLTIMAS NOTICIAS