10.8 C
Melipilla
jueves, diciembre 1, 2022

Política y la cola del pavo

Creo que no debe ser fácil para un Partido Político, elegir el mejor candidato, cotejar propuestas e impulsar la diversidad de ideas dentro de un mundo de variados intereses, en donde surgen aspirantes y posturas que desean llegar a la meta. Por la misma razón las Instituciones Partidarias y otras usan distintos métodos de elección y/o selección, entre ellos las ternas, cuaternas, quinas, etc.

darioCuando en un pueblo provinciano como Melipilla, nos pasan por la cola del pavo en reiteradas oportunidades, quienes estamos cercanos a la Institucionalidad político-partidaria, nos hacemos algunas interrogantes respecto de los métodos que nos dejan al margen de la participación y legítima aspiración al poder que emerge del pueblo. Nos hacemos cuestionamientos como:

1.¿Otra vez lo mismo, el mismo cuento, el mismo método?.

2. ¿Qué pasó con el mundo partidario local, le está impedido a priori participar en la aspiración al poder?.

3. ¿Tienen acceso al poder determinadas personas, corrientes, lotes o cofradías?

4. ¿Qué pasa con esos militantes y/o ciudadanos que entregan un abnegado trabajo a la causa y al servicio público; y que tienen capacidades y méritos técnicos, sociales y profesionales?, ¿no tienen suficiente peso y piso político para ser considerados?.

He querido extrapolar y exteriorizar un enojo y racionamiento que por estos días se pasea por muchos corrillos, y que viene aconteciendo por años, ya que no pretendo ocultar y esconder este tipo de prácticas que atraviesa y permea a muchos partidos y otras instituciones, puesto que al momento de la verdad, poco importan y pesan los meritos, el esfuerzo  y trabajo, desplegado en los distintos ámbitos del quehacer político-local-territorial.

A propósito de esa retórica valórica-programática de los partidos: respeto a los Derechos Ciudadanos, Desconcentración, Descentralización, Promoción y Desarrollo de las Personas e Instituciones, en la praxis se produce una tremenda inecuación, pues cuando el poder, la decisión y colocación proviene en forma vertical, es un reto, desafío y falta de respeto a las localidades, territorio-identidad, al desarrollo y promoción institucional político-público. En estas inconsultas, descoordinadas y máquinas de decisiones está lo más granado de lo que es la oligárquica prepotencia partidaria, de la cual y ante la cual mucha gente está cansada, desencantada, se siente pisoteada, no considerada y cree que sólo es un eslabón más de la máquina del poder.

No obstante el malestar de muchas personas del mundo partidario y/o ciudadanos, todavía  tenemos la suficiente altura de miras para ver el horizonte, por sobre el oscuro y tenebroso mar de la maraña del poder; a pesar de lo indicado, una vez más está presente la fuerza, el trabajo, vocación  e idealismo para acoger, impulsar y trabajar con ahínco por el fin superior y los nobles propósitos del “PROYECTO PAÍS-PERSONAS DE LA NUEVA MAYORÍA”, por lo cual nadie, ni nada pretenda subirse por el chorro ante este enojo y crítica, porque estas prácticas son transversales en muchas personas, partidos e instituciones.

¡Mientras no tengamos cohesión valórica, territorio-identidad, política y social, nos seguirán pasando por la cola del pavo!

Darío Jerez Jerez

Concejal de Melipilla

ÚLTIMAS NOTICIAS