10.8 C
Melipilla
jueves, diciembre 1, 2022

Escuela de Puangue implementa innovador proyecto: “Rescate de aguas para la sustentabilidad en Puangue”.

MELIPILLA.- Un importante e innovador proyecto se concretó en la Escuela de Puangue, en la comuna de Melipilla, bajo el nombre de “Rescate de aguas para la sustentabilidad en Puangue”, en el que la consultora ProCycla construyó un Atrapanieblas, y Aroma SpA capacitaron a estudiantes de Séptimo año básico. Este proyecto es financiado por el Fondo de Protección Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente, y es ejecutado por el Centro de Padres y Apoderados de la Escuela de Puangue, teniendo además como organismo asociado a la empresa Aroma SpA.

Al visitar el establecimiento educacional y conversar con los estudiantes del Séptimo año básico, pudimos conocer de su propia voz los atributos y nuevos conocimientos adquiridos con la implementación del Atrapanieblas y el Invernadero:

“Aprendimos sobre la construcción de un biofiltro y sobre la construcción de un Atrapanieblas, aprendimos a cultivar, hicimos un huerto colgante. La experiencia ha sido entretenida, un buen aprendizaje”, señaló la estudiante Carol Mancilla.

La alumna Sofía Ruminaus destacó a nuestro medio que, “el Atrapanieblas consiste en atrapar las gotitas de agua que trae la neblina, y ocurre que empiezan a caer desde la malla hacia una canaleta, desde esta canaleta se trasladan hasta un estanque, desde ahí se lleva por una manguera que trae el agua hacia el invernadero, y así podemos regar. También esta agua puede servir para el consumo humano, pero primero tiene que pasar por un filtro, porque el agua de la neblina no es para consumir directamente, no es potable”.

Antonella Donoso dice que, “esto ha sido muy bacán e interesante ya que uno aprende más sobre las plantas, sobre el cuidado del medioambiente, y a uno le va interesando más el tema, entonces uno mismo puede ir ayudando para mantener bien el medioambiente. El Atrapanieblas es muy importante ya que nos sirve para tener más agua, sin agua uno no vive, el agua es vida, tenemos que cuidar el agua, ahorrarla, almacenarla y hacerla potable, sirve también para alimentar las plantas, un ciclo para cuidar el medioambiente”.

“Es muy buena la experiencia, es entretenida, estamos cuidando el medioambiente, el agua en Puangue es escasa, ahora nos han estado cortando el agua, y el Atrapanieblas nos sirve mucho, es buena la experiencia, es entretenida, aprendemos, plantamos, trasplantamos”, recalcó Yandari Núñez.

El alumno Bruno Soto señaló que, “a mí me llamó la atención ya que es primera vez que lo veo, el Atrapanieblas es importante para tener más agua, para sobrevivir, estamos mal con el agua, nos cortaron el agua y ahora tenemos que salir a las 2 (de la tarde), están haciendo racionamiento de agua”.

Para finalizar el estudiante Sebastián Aceituno dijo que, “me parece bien la creación delInvernadero y el Atrapanieblas, para cuidar las plantas y aprovechar el agua de la niebla, por la escasez de agua que tenemos en Chile”.

“Pasar de ser una escuela limpia a ser una sustentable”

Maritza Díaz Romero, Directora de la Escuela de Puangue, destacó el espíritu de esta importante iniciativa impulsada por el Centro de Padres y Apoderados de la Escuela de Puangue, “nosotros como Escuela de Puangue nos dimos cuenta que la situación climática que vive la localidad y el mundo entero era un problema grave, hoy día el tiempo nos ha dado más que la razón, en esos tiempos nosotros iniciamos procesos de reciclaje, con residuos como cartón, papel blanco, botellas, con los niños y con ayuda de los proyectos CONICYT que se generaban en la Universidad del Pacífico, fueron varios años de inicio, el año 2020, a través de la coordinadora de educación de la CORMUMEL, con la señora Magaly Silva, coordinadora de Ciencias, nos llevó a una reunión con el Ministerio de Medioambiente, con el fin de acceder a proyectos de fondos concursables, a través de la personalidad jurídica de nuestro centro de padres, inmediatamente nos entusiasmamos, porque eran proyectos sobre los 2 millones de pesos, y 4 millones posteriormente, son 2 proyectos los que hemos obtenido, y esos proyectos apuntaban a la soberanía alimentaria y también a nuestro sueño, que es pasar de ser una escuela limpia a ser una sustentable. En plena pandemia, en concordancia entre el Centro de Padres y la Dirección de la Escuela de Puangue, logramos acceder a estos concursos y obtenerlos, hoy día tenemos instalados un proyecto que es la creación e instalación de un Invernadero y estamos en plena construcción del Atrapanieblas, que tiene por finalidad obtener agua del medioambiente de la neblina en este caso, que hay mucha en Puangue, con el fin de proveer agua para la producción del Invernadero”.

“Nosotros queremos instalar una nueva práctica de los profesores y de los niños, el cambio climático llegó, ya no podemos seguir quejándonos, ni llorando, sino que adaptarnos, esa es la palabra que a mí me hace mucho sentido hoy día, con esta nueva realidad que nos ha puesto al límite, porque la localidad de Puangue está con crisis severa de agua, la crisis hídrica aquí ya está desde un buen tiempo y ahora se ha agudizado mucho más, la idea es que las personas, especialmente los niños, que son el futuro de la localidad, puedan tener otras habilidades, otro desarrollo del pensamiento más deductivo, con respecto a este punto en particular que es la nueva forma de generar la alimentación y el agua, y podamos entregar soluciones para las próximas generaciones. Son proyectos muy bonitos, que nos implican un gran desarrollo como comunidad educativa, son muy avanzados y que implican desafíos, ahora durante el mes de diciembre vamos a inaugurar nuestro Atrapanieblas que ya está casi listo, y continuar con este proyecto educativo de esta nueva escuela, la Escuela Puangue, que insisto, pasar de una escuela limpia a una sustentable, esto se transmite al hogar, a la localidad, es el sueño que nosotros tenemos en nuestra misión y visión institucional”, destacó la directora Maritza Díaz Romero.

“Todos hemos aprendido desde la historia del Atrapanieblas”

El profesor de educación básica Víctor Cortés, dice que “este proyecto está en etapa de interiorización con los alumnos, se hizo durante el año, y hoy queda hacer la mantención y estar mostrando lo realizado, hoy podemos ver que es algo bastante necesario, ya que ven de primera mano cómo el colegio tuvo que cambiar horarios, hacer cambios de jornada debido a los cortes de agua, que están programados hasta fin de año, y esto es por la escasez hídrica, entonces si no aprenden desde pequeños a estar aprovechando el agua, aprovechando el recurso, a no ensuciarlo, a cuidarlo, vamos a tener problemas mayores a futuro. El Atrapanieblas, que no sabían bien que era al principio, gracias a las charlas realizadas para alumnos desde organizaciones, se ha ido viendo resultados positivos. Esto ha servido de primera mano, hemos visto la necesidad ya urgente, cuando antes uno les hablaba del tema escasez hídrica, los estudiantes pensaban que esto a futuro les podría pasar, para mis hijos, para mis nietos, pero ahora están viendo que a ellos mismos, ahora mismo, estamos pasando por una escasez hídrica. Todos hemos aprendido desde la historia del Atrapanieblas, de dónde viene, hasta la confección, hubo que hacer el diseño, los diseños de cómo los alumnos se lo imaginaban, hasta llegar a un punto donde ya está instalado, se hicieron pequeñas maquetas, cumpliendo todas las funciones, les ha servido además para modelar la conducta, para fortalecer el trabajo en equipo, ha estado bastante interesante”.

“Crear espacios nuevos de aprendizaje en materias de sustentabilidad”

El Comunicador Noticias también conversó con Ester Cifuentes Burgos, Ingeniera Civil Ambiental, Gestora de residuos y coordinadora de proyectos socio ambientales de ProCycla y Aroma SpA, quiénes construyeron y dieron vida al Atrapanieblas junto a estudiantes de la Escuela de Puangue.

Ester, ¿Cómo nace la idea de implementar un invernadero y construir un Atrapanieblas en Puangue?

“Nace de la necesidad de la escuela de crear espacios nuevos de aprendizaje en materias de sustentabilidad, reproducción de especies, soberanía alimentaria, gestión de residuos y eficiencia hídrica. Señalar en cuanto al Atrapanieblas que, la comuna de Melipilla, hace 10 años aproximadamente viene con una emergencia hídrica dada la sequía imperante, ante lo cual, el generar otros ingresos hídricos, permite solventar un poco esta emergencia”.

¿Por qué es tan importante generar estos conocimientos en las comunidades educativas, donde el recurso hídrico y la soberanía alimentaria son protagonistas?

“Es importante dado que estamos en un contexto de emergencia climática, en donde las acciones comunitarias vienen a solventar y hacerse cargo directamente de las problemáticas locales. Temas como la maximización del recurso hídrico en plena sequía y el poder generar los propios alimentos en el contexto de una creciente subida de precios alimentarios y los accesos a alimentos de calidad, permiten empoderar a la comunidad y ser pioneros en el territorio con el propósito de poder replicar más proyectos y ser autosustentables en el mediano plazo”.

¿Cómo fue el recibimiento y el aprendizaje de la comunidad escolar durante el desarrollo de ambos proyectos y qué destacaría de la experiencia?

Se ha trabajado con dos cursos distintos en cada proyecto, en el proyecto de invernadero con el quinto básico y en el proyecto de Atrapanieblas con el séptimo básico. En ambos casos la participación ha sido muy buena, han surgido preguntas interesantes y reflexiones respecto al futuro de los recursos naturales y de qué forma nos podemos hacer cargo. Considero relevante destacar que muchas de las y los estudiantes, conocen sobre energías renovables y procesos de gestión de residuos y están conscientes de la problemática de codependencia energética que existe actualmente. Asimismo, han señalado tipos de acciones diarias que permitirían maximizar el uso de recursos, como el hídrico”.

Este proyecto es financiado por el Fondo de Protección Ambiental del Ministerio del Medio Ambiente, y es ejecutado por el Centro de Padres y Apoderados de la Escuela de Puangue, teniendo como consultora a ProCycla y Aroma, que construyeron un Atrapanieblas y realizaron capacitaciones a los estudiantes de la escuela, respectivamente.

ÚLTIMAS NOTICIAS