+ Noticias, Cultura, Últimas Noticias|17 mayo, 2020 18:01

María Pinto: Una Comuna con Historia y Tradiciones (segunda parte)

En la segunda parte de este reportaje, nos remontaremos a la creación de la comuna de María Pinto y algunos hitos importantes que se han desarrollado luego de su fundación. Esta serie de reportajes se ha realizado gracias al trabajo investigativo desarrollado por el Equipo Patrimonial de María Pinto.

La creación oficial de la comuna se realizó el 6 de mayo del año 1900, y en su primera sesión ordinaria se contó con la asistencia de los señores Enrique Larraín Alcalde quien sería primer alcalde de la naciente comuna, y de los regidores José del Carmen Pérez, Amador Arancibia, José Manuel Véliz, Juan Francisco Bastías y Marcelino Ahumada. Todos eran vecinos de la comuna y en conjunto fueron encontrando lugar para la casa municipal, la escuela y el cuartel de policía. Uno de los primeros problemas que debieron solucionar fue, por ejemplo, qué sucedía con los caballos que traspasasen los límites de la comuna, y no fuesen reclamados por nadie dentro de una semana. La solución fue simple, rematarlos al mejor comprador. Así, poco a poco, fueron apareciendo detalles sobre las necesidades de esta comunidad que se formaba y que en sus principios tenía tan bajos índices de criminalidad, que necesitaba solo de un policía.

Uno de los más importantes avances que experimentó el valle y que ciertamente cambió la vida de todos los habitantes del sector, fue la construcción del canal de Las Mercedes, gran obra de ingeniería para cuya realización se contó con la activa participación de los señores Manuel Montt Torres, Domingo Matte Messia y José Manuel Balmaceda Fernández; en colaboración con agricultores de la zona que ayudaron a financiar la magna obra. Fueron 30 años de arduos trabajos que legaron la fertilización de todo el valle y el fin de los largos períodos de sequía que lo caracterizaban.

Con mucho esfuerzo se fue forjando la identidad y solidez de esta comuna, caracterizada por el huaso chileno, los animales, el campesino y la ligazón a la tierra. La llegada de la luz eléctrica y el agua potable, la pavimentación de los caminos de tierra que hicieron más expedito el paso hacia las localidades más retiradas. Las continuas inundaciones de los años 80 y 90 por las salidas del estero Puangue eran un hito imposible de olvidar por quienes vieron cientos de hectáreas que parecían lagunas. También los partidos de futbol que se organizaban desde la municipalidad y donde llegaban a jugar toda la juventud de los campos, para terminar con una colación compartida. Las fiestas de la primavera donde se elegían reinas y reyes. Las escapadas de la escuela de Los Rulos, tirándose a la acequia para que no los pillaran.

Entre sus alcaldes más longevos se cuenta don Eduardo Larraín, quien ejerció su cargo desde 1921 hasta 1927, año que por decreto supremo se elimina la comuna, dividiéndose entre Melipilla y Curacaví, para volver a crearse en 1941 bajo la alcaldía de Hernán Braun Page. Otro alcalde que ejerció por muchos años y a quien se le recuerda con mucho cariño es don Francisco Costabal Echeñique, que en total estuvo 16 años en el cargo (repartidos en 3 períodos). Por último, la actual alcaldesa Jessica Mualim Fajuri también posee uno de los títulos con su alcaldía en camino a cumplir 16 años (dividida en 2 períodos).

Esta comuna plagada de historia y preciosos parajes de ensueño, es el ejemplo vivo de tradición, progreso y buena gente. A través de los años ha ido modernizándose con el afán de llevar una vida sustentable en el uso de sus recursos naturales, así como buscando nuevas fronteras respecto a los límites que la agricultura plantea, repensando posibilidades de cultivo y aprovechando, con un poco de creatividad, todo lo que el valle tiene para ofrecer.

 

Noticias Relacionadas

Escriba su Comentario