Las llamas, una verdadera cortina de humo al Chile de hoy

Nicolás-ValdenegroNo es de extrañar que la actual oposición chilena esté sacando provecho político, una vez más, con la tragedia de cientos de chilenos y chilenas que hoy están siendo devastados por los incendios forestales que afectan a la zona centro sur de nuestro territorio nacional. Es cuestión de revisar las redes sociales, e incluso escuchar el lenguaje utilizado, con una carga de odiosidad y sentido vengativo que dan asco, es como si estuvieran pegados en la Guerra Fría, llegando incluso a crear cuentas faltas en twitter para desacreditar o crear falsas situaciones que nunca ocurrieron.

Lo cierto es, que toda esta situación de odio y aprovechamiento mezquino, ya levanta suspicacias, porque no vemos a los políticos haciendo su pega en momentos que se necesita de ellos para tomar los acuerdos necesarios para enfrentar la emergencia, al contrario, por un lado intentan parar una especie de gobierno paralelo y por el otro, dedicados a buscar responsabilidades en un momento que no corresponde, después de superada la emergencia se buscarán las responsabilidades y se sancionarán a quiénes así se determine, pero hoy es tiempo de otra cosa, de actuar en unidad y dar respuesta a las demandas de los distintos organismos que combaten estos incendios.

Hablaba de suspicacias, porque no es novedad que quienes hoy se aprovechan del dolor para sacar créditos electorales, son quienes de uno u otro modo están cuestionados por hechos de corrupción y financiamiento ilegal de las campañas, siendo esta situación, literalmente, una cortina de humo para que estos temas los olvidemos y pasen a un segundo plano, quienes en antaño quemaron libros, el palacio de gobierno, personas en Lonquén; en el sur sus camiones para cobrar seguros culpando al pueblo Mapuche, son capaces de quemar el país con tal de proteger sus intereses y no me refiero solamente a la oposición de derecha, no, sino que a los poderes económicos que están detrás y que hoy transversalmente se encuentran enquistados en la clase política, detrás de las papeleras con su colusión de papel higiénico y pañales, en los pollos y en las farmacias, y así podríamos seguir enumerando casos donde día a día nos siguen metiendo el “dick in the eyes”.

Solo me queda una reflexión que dice relación al país que estamos construyendo, con políticas de Estado cortoplacistas sin proyección de futuro. No vale echarle la culpa a Sebastian o Michelle, a quien hizo esto o hizo más, ya da igual, los resultados están a la vista. Es hora que también nos hagamos responsables de la sociedad que vamos creando, es hora que nos pongamos a discutir y pensar el país que queremos, que frenemos la devastación de las empresas que han reemplazado el bosque nativo por monocultivos, que son una verdadera mecha para los incendios, pero que dejan ganancias millonarias a estos conglomerados, que además, tienen seguros comprometidos para estas situaciones. Al fin de cuentas, quienes pierden en todo esto son, nuevamente, las personas más pobres, las que menos tienen, las que con un incendio no solo pierden su sustento diario, pierden la vida y todo lo que por años les ha costado sudor, esfuerzo y dolor construir.

Por último, pensemos bien lo que decimos antes de despotricar, porque es fácil hacerlo estando en la piscina con las patitas en el agua y tomando sol con la Corona en la mano, porque detrás de esto también tenemos responsabilidades, qué hicimos para evitar esto, de qué manera contribuimos a ser un aporte verdadero para evitar los incendios o cuidar el medio ambiente.

Nicolás Valdenegro Muga

Trabajador Social

 

Noticias Relacionadas

Escriba su Comentario