+ Noticias, Columnistas, Últimas Noticias|2 diciembre, 2017 10:42

Columna: El “yo” futuro de las tecnologías

Si no cuestionas día a día tu entorno estarás constantemente en peligro de que alguien más te diga cuál es tu realidad y qué vida debes vivir.

Christopher CamposQuiero ser sincero con ustedes, ¿es posible? Se me pidió realizar una nota con respecto a la tecnología, hablar sobre celulares de última generación, la vanguardia en procesadores multinúcleo, cómo compartir redes wifi, entre otros. Sin embargo, a pesar de buscar exhaustivamente un objeto tecnológico interesante del cual contarles, en cada uno de ellos veía que el día de mañana mis palabras iban a ser historia, un nuevo modelo tecnológico iba a hacer de este escrito algo pasado de moda. Entonces me pregunté: ¿Qué es la tecnología? ¿Es algo estático? ¿Existe algo que no cambie en esta frenética ola de transformaciones tecnológicas? ¿Hay algún denominador común o algo que se mantenga a pesar de los continuos avances? Así pasé varios minutos intentando contestar estas preguntas hasta que algo me llamó la atención. Observando el flujo de un producto tecnológico, muchas cosas pueden cambiar, es cierto. A pesar de ello, una de las partes se hace resistente a estas transformaciones, tú, yo.

¿Cuántas veces al día revisas tu celular? ¿Te has emocionado alguna vez al recibir un mensaje de alguien querido? ¿Ha palpitado tu corazón más rápido cuando ves el ícono de notificaciones? Día a día nos relacionamos con la tecnología, a tal punto que ya ni siquiera sentimos que está ahí, es parte de nosotros. Y, más allá de las implicancias que esto tenga en cada uno de nosotros y en nuestra sociedad, tenemos y debemos quizás sentirnos obligados a preguntarnos ¿cuál es mi rol dentro de este gran teatro? ¿Soy un actor, quien gracias a mis habilidades y conocimientos puedo transformarme y ser quien deseo ser? ¿O soy un espectador que sólo busco placer observando la vida de otros?

¿A qué voy con esto? Uno como consumidor tiene dos opciones frente al consumo de un producto tecnológico, ¿eres un espectador o consumidor pasivo que sólo utiliza (consume) estos productos sin mayor preocupación de cómo funciona o los posibles usos extra que podría llegar a tener? ¿O eres un actor que entiende las capacidades de sus herramientas y busca dominar activamente el objeto tecnológico y por qué no en la misma instancia a él mismo?

Cuántas veces he visto personas caer rendidas frente a computadores o programas. La frustración de su mirada sólo pedía rendición, donde el “no entiendo” era el último recurso en el camino que apenas comenzaba a recorrer. Hijos que comprenden la tecnología mejor que sus padres, pero que carecen del criterio y ética necesarias para un buen vivir. Fallas de seguridad donde múltiples datos sensibles son robados y comercializados. Y así, diversos temas problemáticos quedan sin resolver gracias a la ignorancia del espectador, el cual, tal como un naufrago queda a la deriva sometido por las olas.

Sin estudio, sin crítica, sin investigación, sin ciencia, no hay tecnología.

Christopher Campos Rojas

Analista Programador Computacional

Escuela de Informática y Telecomunicaciones

Duoc UC sede Melipilla

 

Noticias Relacionadas

Escriba su Comentario