Construyendo el país que queremos…

Nada más que hacer. Las reformas Tributarias y Educacionales se aprobarán sí o sí en el Congreso y no porque sean buenas, sino porque el gobierno tiene alineado a sus diputados y senadores, además de ser mayoría. Entonces no hay nada que hacer. Es más, los honorables de la Nueva Mayoría, ex Concertación, pueden celebrar en la Plaza Italia, incluso antes de votar.

mario varasDos, son por ahora, los temas que se debaten: una reforma tributaria que claramente tocará a todos los chilenos y chilenas, aunque todas las autoridades del oficialismo, insistan que ello no ocurrirá, y una ambiciosa Reforma Educacional que, seguramente, cambiará a este país al cabo de unos 10 o 20 años más en el futuro. Las escuelas, colegios y liceos vuelven al Estado quien los administrará, dictará sus planes y programas, contratará a los directores y prohibirá la selección de los alumnos, homologando y unificando, en un solo sistema, a los escolares chilenos. Una muy tentadora propuesta para cualquier gobierno que desee (y le aseguro que si lo desean) manejar ideológicamente a su pueblo, enseñándoles harto patriotismo, como fue durante el gobierno de Pinochet, o mostrándoles que todos podemos vestirnos iguales, sin distinción alguna de clases, como lo hizo Mao Tse-tung, ese gran profesor, político y estadista chino, allá por el 1930. Para algunos no será malo un Estado asistencialista que pueda indicarle a las nuevas generaciones, incluyendo a sus padres y apoderados, dónde y qué deben estudiar. Pero en fin, nada se puede hacer, para eso están los gobierno para administrar, con cierta sabiduría, la forma de vida que debemos llevar los que habitamos este hermoso país.

Muchos de los que nos oponemos a ese tipo de modelo de vida, buscamos la manera de que nuestras autoridades, aquellas que nos representan en el Congreso, puedan llevar la preocupación de cientos de nosotros que veremos coartada nuestra libertad de decidir, nuestra libertad de elegir el tipo de colegio que se ajusta a mis valores familiares y personales. Pero tampoco hay muchas esperanzas, pues todos, en conjunto, son minoría, así es que por ahí tampoco se podrá hacer nada.

Hoy, cuando Chile se viste con ropajes de muchos colores, la Reforma educacional, buscaría que todos los colegios sean de una misma tonalidad, disfrazándolos con un color vivo y radiante, pero todo pintados iguales, así Ud. no tendría la necesidad de buscar algo distinto, le dará lo mismo, pues todos las escuelas podrían ser verde esperanza por fuera y, lo que es mejor, también por dentro.

Pero no tenemos posibilidades de oponernos, pues los que votaron (y eso se llama democracia) por la Nueva Mayoría, aprobaron un programa que incluía estas modificaciones. Así es que ahora hay que esperar que ellas se concreten y así tengamos un país más inclusivo, menos segregacionista y con un modelo educativo que nos haría retroceder unos 50 años, pero que tiene muy felices a todos aquellos que aseguran que “todo tiempo pasado, fue mejor”. Ánimo, sigamos construyendo el país que queremos.

Mario Varas Rojas

Ex Director Provincial de Educación Talagante/Melipilla

 

Noticias Relacionadas

1 Comentario

  • parece triste sr varas. desde su pedestal de pseudo superioridad no parece reconocer que el actual modelo permite que jóvenes egresen de 4° medio sin comprender lo que leen. es este modelo «democrático y pluralista» que ud ya da por perdido, el que permite que sostenedores sin experiencia alguna en educación ni interés por la misma inicien y terminen «emprendimientos educativos» como lo haría cualquier comerciante. antes de seguir permitame aclarar que no bebo vodka ni visto cuello mao. creo que el mercado no puede regularlo todo; ciertamente no la educación pues no es un mercado. en educación ud no gasta, invierte; no existe retorno de capital, existe posibilidad de superación. ciertamente las reformas que inicia el actual gobierno no nacieron de los lideres de la ex concertación. surgen de los movimientos sociales; de los usuarios del sistema como diría ud. su temor a que los niños de chile reciban una educación publica me parece infundado. al menos la alternativa actual no resiste un analisis serio. ¿no cree que es hora de cambiarlo? cuando un mercado funciona bien hay ganadores y perdedores, tensión que empuja hacia la creación de nuevas ideas y el desarrollo del mercado. ¿Tiene sentido algo así en educación? ¿Estamos dispuesto a aceptar que algunos estudiantes reciban educación de menor calidad como forma de asegurar el buen funcionamiento del mercado? Dado que los estudiantes tienen una sola vida y una sola oportunidad de tener una buena educación, este no parece ser el mejor camino.

Escriba su Comentario