+ Noticias, Columnistas, Deportes, Últimas Noticias|20 noviembre, 2018 10:25

Columna: Nueva Ley de Convivencia Vial

El día 11 de noviembre entró en vigor la ley 21.088 o conocida como “Ley de Convivencia Vial”, la cual vino a regular una serie de materias, muy demandadas por agrupaciones de ciclistas y que este último tiempo ha estado llena de cuestionamientos, principalmente por las fiscalizaciones efectuadas por Carabineros.

Actualmente, existen cifras bastante fuertes que proporciona la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito, la cual nos indica que, durante el año 2017, se produjeron cerca de 3.853 accidentes en los cuales se involucraron a ciclistas, resultando fallecidos cerca de 95 ciclistas.

Ante estas cifras complejas, es que la entrada en vigencia de una ley que llame al respeto mutuo se hacía necesario.

La ley incorpora puntos positivos, como el llamado a los automovilistas, quienes al momento de adelantar a un ciclista deben darle 1.5 metros de distancia. Normativa muy solicitada por los ciclistas quienes constantemente se quejan de que los vehículos pasan muy cercanos a ellos, existiendo el riesgo inminente de atropello.

Por otro lado, la certificación de las ciclovías es un punto importante, ya que es un llamado a las autoridades a establecer estándares para su construcción. Hoy en día, vemos ciclovías de distintos diseños, algunas sin separar correctamente a automóviles de ciclistas, distintos colores, etc. Tener una visión integral de como deben diseñarse las ciclovías, en protección de los ciclistas, será un punto importante.

Sin duda, esta nueva ley no ha estado ajena a las criticas de los ciclistas, quienes sentimos que fue una ley precipitada que literalmente nos lanzó a la calle, al existir prohibición de transitar por las veredas; con excepción de los menores de 7 años acompañados de un adulto, menores de 14 años, adultos mayores y personas con movilidad reducida.

No deja de ser cierto, la incomodidad que muchos peatones manifiestan al verse enfrentados a ciclistas en las veredas.

Frente a lo anterior, la verdad es una, la posibilidad de morir de un peatón a manos de un ciclista en la vereda es exigua, pero la posibilidad de morir de un ciclista a manos de un conductor acelerado por llegar a su oficina o casa son hechos reales, tangibles.

Otro punto crítico, han sido las multas cursadas a los ciclistas a raíz de la errónea aplicación o interpretación de la ley en cuanto a los elementos reflectantes y su horario.

En este punto, es importante indicar que tanto la ley de tránsito 18.290 en su articulo 72, indica que los ciclistas deberán utilizar elementos reflectantes. Así mismo, la nueva ley de convivencia vial, en su artículo 221, indica que será un reglamento el que definirá las especificaciones técnicas de estos elementos reflectantes.

Lo situación se torna confusa, ya que existe un decreto del Ministerio de transportes del año 1988, el decreto 116, el cual en sus artículos y en específico el art. 6, obliga a portar chaleco, arnés y otros elementos reflectantes en la bicicleta. Debemos recordar que un decreto tiene menor jerarquía que una ley, por lo cual la interpretación, nos podría inducir a que debemos esperar este nuevo reglamento según lo dispone el artículo 221 de la Ley de convivencia vial, produciéndose una derogación tacita del decreto 116. Lo que esta fuera de discusión es que si debemos utilizar elementos reflectantes, casco, luz blanca delantera y luz roja trasera.

Mi recomendación, es que quienes sean multados, pueden hacer sus descargos ante el Juzgado de policía local respectivo y será el juez el llamado a interpretar y analizar la procedencia de la infracción.

Al margen de las interpretaciones que se puedan dar, el llamado siempre debe ser al autocuidado. No deberíamos necesitar una ley o un reglamento para comprender como ciclistas que la visibilidad en la calle es primordial, que el uso del casco nos puede salvar la vida, que los automovilistas por ir acelerados o mirando su teléfono pueden quitar una vida y que necesitamos más ciclovías para transitar seguros!

Si necesitamos una ley para todos estos principios básicos de convivencia, es que entendemos muy poco lo que significa vivir en sociedad.

Sergio González Valdenegro
Abogado
Presidente Melipilla Ciclismo.

Noticias Relacionadas

Escriba su Comentario